Comparte en tus redes

Simón Arrechider fue testigo presencial, en la ciudad de Samara, de cómo se vivieron las elecciones presidenciales de la Federación de Rusia, país al que asistió como parte de los observadores venezolanos invitados para acompañar el proceso electoral que acaparó la atención del planeta.

El joven venezolano constató el contraste entre la narrativa de los grandes medios corporativos, quienes dibujaban un proceso viciado, opacado por protestas y descontento, en cambio, se encontró con una fiesta electoral donde el pueblo vestía trajes típicos como muestra de patriotismo.

El observador contó la anécdota de una señora de 90 años, quien no quiso votar desde su casa pese a que la autoridad electoral en esos casos se traslada hasta los hogares; en cambio, se movilizó hasta su centro electoral para ejercer su derecho al voto.

En Samara funciona la Agencia Espacial Rusa, desde donde partió el primer cosmonauta que viajó al espacio, es además un centro industrial especializado en fabricar vehículos y turbinas de aviones. En la ciudad hay una Escuela de Genios, donde funcionó esta vez un centro electoral.

En la ciudad rusa votaron 2 millones 400 mil personas, en 1.752 centros electorales, sufragio que sucedió en el país más grande del mundo, donde el pueblo ejerció su derecho al voto con temperaturas extremas, en algunas regiones a 9 grados centígrados, bajo cero, y la totalidad del territorio estaba cubierto de nieve.

Simón Arrechider relató que, para garantizar la transparencia del voto, sólo en Samara hubo 1.752 cámaras para monitorear el proceso electoral, y en el resto del país ocurrió un escrutinio similar.

Para esta cita electoral se usó por primera vez el voto electrónico, basado en la robusta tecnología Blockchain para garantizar la transparencia, que fue la modalidad preferidad por la juventud rusa.

Pero al consultar a Google sobre el proceso ruso, la cita electoral lucía muy diferente. La agencia AP, por ejemplo, tituló “fotos AP: Los rusos votan en unas elecciones dominadas por Putin”, mientras que La Voz de América destacó “Putin sin rival: Rusia vota en segunda jornada de elecciones presidenciales predestinadas”.

Los medios nacionales, locales, alternativos y comunitarios, hicieron un trabajo excelente, en cambio, las grandes cadenas internacionales que no estuvieron en Rusia, trataron de desacreditar a Rusia Today porque no se plegó a su discurso que distorsiona la realidad rusa

Simón Arrechider

Al respecto consultamos a Simón Arrechider.

─ ¿Por qué fue reelecto Putin con una votación récord?


─ En las calles me pareció que la campaña de los otros tres candidatos era mayor. Sin embargo, el pueblo estaba de acuerdo en cómo Putin ha venido llevando al país e incluso la calidad de vida ha mejorado. Me encontré con una potencia económica, tecnológica, industrial, donde fabrican sus propios aviones, poseen prestigiosas universidades, tienen escuelas de genios, edificaciones con una arquitectura de enorme belleza, majestuosos monumentos. Es, sin duda, un país con un gran desarrollo, y el pueblo reconoce los esfuerzo del presidente reelecto por alcanzar estos avances. En una de las mesas que visité, Putín obtuvo 900 votos y el candidato del partido comunista, el segundo, sacó sólo 266 votos.

─¿Qué comentarios escuchaste de los ciudadanos de Samara sobre el proceso electoral?

─En Samara visitamos aproximadamente 20 centros electorales, y sentimos calidez en el recibimiento, probamos su gastronomía, conocimos sus trajes típicos y nos relataron su experiencia con el voto. Las preferencias no eran motivo de confrontación, todo lo contrario, era una fiesta electoral. En los centros que visité había gran afluencia de electores. Definiría el sistema como práctico y transparente. Es práctico porque responde a las necesidades organizativas del territorio, los ciudadanos se inscriben en el registro electoral donde residen y las mesas se distribuyen territorialmente. Tienen libros electorales donde están previamente registrados, presentan su libreta electoral, y depositan su voto en una urna transparente. Insisto, en Rusia sucedió una fiesta electoral muy distinta a la narrativa que intentaron imponer las grandes agencias.

─¿Qué opina el pueblo ruso del conflicto con Ucrania?

─Aunque como observadores internacionales no indagamos sobre ese tema, percibimos que hay un consenso nacional sobre la reincorporación de las regiones.

─¿Cómo afectan las sanciones a la cotidianidad de los rusos?

─Afectan de muchísimas maneras, por ejemplo, cuando traté de descargar un archivo de Internet la página me respondió “lo lamentamos, no es posible porque se encuentra en Rusia”. Y aunque Rusia tiene un alto potencial turístico, debido a las sanciones a los europeos se les prohíbe viajar al país castigado.

─Los medios occidentales adjudican la aplastante victoria a qué Putin se enfrentó a rivales simbólicos ¿Qué opinas?


─Considero que es una falta de respeto hacia una nación que es libre, independiente y soberana, es un irrespeto hacia los ciudadanos rusos que decidieron votar por Vladimir Putin. Es menospreciar a una nación que rescató al mundo del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial. Es ejemplo de la soberbia del gobierno de EEUU y de los países de la Unión Europea que han sancionado a Rusia para imponer su modelo de democracia de acuerdo a sus intereses, pero encontramos que en el gigante euroasiático hay más democracia que en EEUU. Considero que hay altos niveles de participación basados en una democracia profunda.

─Pero la agencia AP sostiene que en Rusia hay «poco» margen para la protesta ¿Estás de acuerdo?

─Me he topado con una realidad muy distinta a lo reportado por las agencias occidentales; ya que el pueblo celebró una fiesta electoral basada en un sistema electoral inclusivo y sólido. En el grupo de observadores de Samara hubo dos norteamericanos, a diferencia de Estados Unidos, donde no permiten observadores internacionales. Los medios nacionales, locales, alternativos y comunitarios, hicieron un trabajo excelente, en cambio, las grandes cadenas internacionales que no estuvieron en Rusia, trataron de desacreditar a Rusia Today porque no se plegó a su discurso que distorsiona la realidad rusa.

─El secretario británico de Asuntos Exteriores, David Cameron, definió como ilegales las elecciones en las regiones reincorporadas, ¿qué se argumenta en Rusia al respecto y cómo fue el resultado electoral en esas regiones?

─Los británicos no tienen moral para catalogar un sistema como legal o ilegal; mucho menos cuando son todavía una monarquía. Yo tuve la oportunidad de constatar que fue un proceso democrático, participativo y se hizo un gran esfuerzo con la unión de toda la población rusa para llevar a cabo con éxito estas elecciones.

─Como observador internacional, ¿viste alguna presión para obligar al pueblo ruso a votar?

En los 20 centros electorales que visité me encontré con un proceso participativo, inclusivo, transparente; los centros electorales cumplían con los estándares y la norma electoral. Nunca tuvimos restricciones; estuvimos en el cierre de las mesas de la Universidad de Samara donde estudian los cosmonautas, nos entregaron una copia del resultado contabilizado por la máquina, lo que no es usual en otros países. Tampoco se favoreció al candidato Putin.

Verónica Díaz/ Cuatro F


Comparte en tus redes
Author

Write A Comment